Bebés y vínculo materno-infantil: importancia del apego

tratamiento bebes

En Psicoavance nos enfocamos en la salud mental desde la más tierna edad. Sabemos que desde la pre-concepción ya se empiezan a gestarse ideas, expectativas, el nombre con el que queremos llamar a nuestro futuro bebé, genero que preferimos, etc. Todas estas ideas, fantasías y expectativas pre-conceptivas tienen su historia transgeneracional y empiezan a conformar la historia del futuro bebé y de nuestro apego con él. Se amalgaman además con otras situaciones, como el lugar que ocupará este bebé (primogénito, sándwich, último), con las ambivalencias y deseos con respecto al momento del embarazo, de la pareja.

Y así nace el bebé formando una primera pareja con su madre, primero es el vínculo materno-infantil, y el padre entra como que el tercero que viene a dar la ley, la estructura.

Las observaciones de bebés de Mary Ainsworth, le permitieron diseñar un procedimiento conocido como La Situación Extraña, donde se observaban las respuestas del infante frente a separaciones muy breves de uno de los padres, y sus posteriores reuniones. Identificó así tres patrones organizados de respuestas infantiles: seguro, ansioso/evitativo, y ansioso/resistente (ambivalente), los cuales se relacionan con diferentes tipos de apego. Más adelante se encontró otro tipo de apego caótico conocido como desorganizado.

tratamiento bebes

Puso en evidencia lo importante que es para el niño que pueda sentir una Base Segura para desarrollarse en equilibrio, proporcionada por la relación con su madre. Y explica cómo se establece un patrón de relacional a lo largo de toda la vida según el tipo de apego. Evidentemente la salud mental se favorece con un apego seguro con la madre.

A su vez y de manera complementaria Mary Main describe tres tipos de apego en el adulto: el seguro/autónomo, el inseguro/desentendido y el inseguro/preocupado. Y elabora La Entrevista de Apego Adulto. (evaluamos con esta entrevista, así, a la madre, al padre o al cuidador principal del infante):

Estos dos procedimientos evaluatorios, los aplicamos en Psicoavance y nos dan luz del tipo de apego que tuvo la mamá o cuidador con sus propios padres y el tipo de apego que por consiguiente se estableció con su hijo. El gran valor de este trabajo temprano del vínculo materno-infantil (incluyente también del padre u otros cuidadores principales), es trabajar terapéuticamente con mamá y bebé siendo facilitadores de un mejor apego. Esto es una labor preventiva, correctiva y facilitadora que valoramos como un cimiento fundante de relaciones interpersonales sanas, autoestima fuerte y libre de patología que tanto sufrimiento causa.